Máster

Teniendo en cuenta el patrón de salud en las sociedades desarrolladas del siglo XXI (mayores expectativas de vida, aumento de enfermedades crónicas discapacitantes, progresivo envejecimiento de la población, aumento de las personas dependientes…), se justifica cualquier esfuerzo encaminado a buscar y a crear respuestas acordes a las nuevas demandas y necesidades, además de a la adaptación y al ajuste tanto de los modelos sociales y sanitarios como de las mentalidades y de las ideas que los inspira.

En el campo de la discapacidad y la dependencia, la demanda de formación, investigación, desarrollo e innovación tecnológica ha experimentado un fuerte impulso con el desarrollo de la Ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia, así como de políticas sociales de apoyo a las familias, etc.

La necesidad de profesionales preparados para prestar cuidados continuados y atención fisioterápica y de rehabilitación en el domicilio, especializados en la gestión de casos y la atención a enfermos pluripatológicos y grandes dependientes en unidades de hospitalización, en residencias especializadas, unidades de estancia diurna …, es cada vez mas apremiante.

Pero además, se ha puesto de manifiesto la escasez de datos científicos tanto en el área de la evaluación y del diagnóstico como en el de la intervención y tratamiento, especialmente en el ámbito del bienestar, la calidad de vida, la mejora de la autonomía, la prevención y la promoción de la salud. En este sentido, el Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación , establece entre las líneas estratégicas de los programas sectoriales de la Consejería de Salud y de la de Igualdad y Bienestar Social, la investigación en cuidados a personas dependientes y a resultados de la gestión de casos; impulsar y mejorar la formación en metodología de la investigación, tanto en el área de formación contínua como de posgrado; y, desarrollar investigaciones en materias de nuevas tecnologías aplicadas especialmente a la dependencia.

En el campo de los Procesos de Fin de Vida y de los Cuidados Paliativos, ocurre algo similar, la puesta en marcha del Plan Nacional de Cuidados Paliativos ha supuesto el reconocimiento institucional de la necesidad de una atención específica a las personas en proceso de morir. Se estima que más de la mitad de las personas que fallecen cada año en España atraviesan una etapa avanzada y terminal, de manera que una respuesta adecuada a las múltiples necesidades físicas, emocionales, sociales y espirituales de cada uno de los pacientes y sus seres queridos supone un importante reto para el Sistema Sanitario.

El perfil del egresado de este título es el de un profesional de la salud capacitado para coordinar y gestionar de manera integrada la diversidad de problemáticas que definen las situaciones de falta de autonomía personal, ya sea por discapacidad o dependencia crónica y fin de vida; para dar una respuesta global (multidimensional) y organizada a las necesidades de las personas y sus familias y movilizar los recursos asistenciales disponibles, así como, para diseñar y desarrollar investigación científica de excelencia en el área de la discapacidad, la dependencia crónica y el fin de la vida.

Para ello contamos con la participación de docentes e investigadores que van a aportar su experiencia profesional e investigadora con el objetivo de impulsar proyectos de calidad en el marco de la I+D+I en el sector salud.